Make your own free website on Tripod.com

Educación Especial en Puerto Rico

Autismo
Home
Ayuda con el PEI (Inglés)
Temas de Interés
¿Qué Es Educación Especial?
Noticias
Vida Independiente
Cómo debe ser el maestro
IDEA - Enmiendas 2004
Información general del Programa
Información sobre Discapacidades
Acomodo Razonable
PEA
Disgrafía
Disfasia
Déficit de Atención
Autismo
Síndrome Down
Retraso mental
Parálisis Cerebral
Problemas del Habla
Problemas de Audición
Deficiencias Visuales
Problemas Emocionales
Epilepsia
Modificación de Conducta
Intervención Temprana
Niños Superdotados
Disciplina
Estándares de excelencia para Puerto Rico
Asistencia Tecnológica
Lenguaje de señas
¿Qué es el Maltrato Infantil?
Técnicas de Estudio
Vínculos Educativos
Rosa Lidya Velez
Herramientas para Maestros
Libros recomendados
Programas Educativos
Cuentos infantiles
Curiosidades
ANUNCIOS IMPORTANTES
T E S T
Español
Matemáticas
Mis Comunidades Amigas
Famosos con Impedimentos
Educacion Fisica Adaptada
Artículos e investigaciones
Cartas Circulares

Introducción al autismo

autista.jpg

El autismo es un síndrome que estadísticamente afecta a 4 de cada 1,000 niños; a la fecha las causas son desconocidas, aún y cuando desde hace muchos años se le reconoce como un trastorno del desarrollo.

Salvo contadas excepciones, el autismo es congénito (se tiene de nacimiento) y se manifiesta en los niños regularmente entre los 18 meses y 3 años de edad.   Los primeros síntomas suelen ser: el niño pierde el habla, no ve a los ojos, pareciese que fuese sordo, tiene obsesión por los objetos o muestra total desinterés en las relaciones sociales con los demás.   En algunas ocasiones puede llegar a confundirse con esquizofrenia infantil.

Existen múltiples estudios genéticos que relacionan los cromosomas 5 y 15 con el autismo así como otros que buscan vincularlo con cuestiones biológicas como vacunas e intoxicación de metales.   A la fecha, ninguno de estos estudios ha logrado sustentar su teoría y por lo mismo, no se puede precisar el origen mismo del síndrome.

Una definición sencilla podría ser:

 El autismo es un síndrome que afecta la comunicación y las relaciones sociales y afectivas del individuo”.

Como su definición lo dice, el autismo es un síndrome, no es una enfermedad y por lo tanto no existe cura.   Se puede mejorar su calidad de vida y enseñarle nuevas habilidades con la intención de hacerlo más independiente, pero como en el Síndrome de Down y otros trastornos del desarrollo, el individuo que lo tenga será autista toda su vida.

En ocasiones, estos niños, además de ser autistas, tienen algún otro trastorno del desarrollo (retraso mental, motriz, Síndrome de Down, etc.) o bien, pueden ser lo que se conoce como el autista clásico o puro.   Existe otro síndrome llamado Asperger, el cual, para efectos de este manual, se manejará de igual forma ya que la diferencia principal entre autismo y este síndrome es el nivel de inteligencia, así como su comunicación.

A diferencia de los mitos que las novelas y películas recientes nos han hecho creer, solo un pequeño segmento de los autistas llega a mostrar alto grado de inteligencia y aunque no es válido decir que tienen un retraso mental, su falta de aprendizaje se hace evidente, debido precisamente, a su pobre o nula comunicación.   Una analogía sería la de Mowgli (del “Libro de la selva”) en el que el niño crece sin contacto con los demás y por lo mismo es instintivo y sus conocimientos de la vida son nulos (esto, por supuesto, en el peor de los casos).

Características de los niños autistas

Las características por las que podemos reconocer a un niño autista son variadas, pues como ya dijimos anteriormente, es un síndrome (conjunto de anomalías) y no es una enfermedad.   Se considera que una persona es autista si tiene o ha tenido en alguna etapa de su vida, cuando menos siete de las siguientes características:

· Lenguaje nulo, limitado o lo tenía y dejó de hablar.

· Ecolalia, repite lo mismo o lo que oye (frases o palabras).

· Parece sordo, no se inmuta con los sonidos.

· Obsesión por los objetos, por ejemplo, le gusta traer en la mano un montón de lápices o cepillos sin razón alguna.

· No tiene interés por los juguetes o no los usa adecuadamente.

· Apila los objetos o tiende a ponerlos en línea.

· No ve a los ojos, evita cualquier contacto visual.

· No juega ni socializa con los demás niños.

· No responde a su nombre.

· Muestra total desinterés por su entorno, no está pendiente.

· No obedece ni sigue instrucciones.

· Pide las cosas tomando la mano de alguien y dirigiéndola a lo que desea.

· Evita el contacto físico.   No le gusta que lo toquen o carguen.

· Aleteo de manos (como si intentara volar) en forma rítmica y constante.

· Gira o se mece sobre sí mismo.

· Se queda quieto observando un punto como si estuviera hipnotizado.

· Camina de puntitas (como ballet).

· No soporta ciertos sonidos o luces (por ejemplo, la licuadora o el microondas).

· Hiperactivo (muy inquieto) o extremo pasivo (demasiado quieto).

· Agresividad y/o auto agresividad (se golpea a sí mismo).

· Obsesión por el orden y la rutina, no soporta los cambios.

· Se enoja mucho y hace rabietas sin razón aparente o porque no obtuvo algo.

· Se ríe sin razón aparente (como si viera fantasmas).

· Comportamiento repetitivo, es decir, tiende a repetir un patrón una y otra vez en forma constante.

Esta lista se da como referencia pero será necesaria el diagnóstico del neurólogo así como la valoración del psicólogo.


HECHOS COMPROBADOS

Al margen de las controversias que rodean las teorías sobre el autismo, existe un buen número de hechos suficientemente comprobados:

  • Las pruebas con rayos X, TACS del cerebro y otras pruebas médicas no reflejan hasta ahora síntomas físicos que coincidan en los autistas.   En algunos casos, se refleja en el electroencefalograma como unos picos.   Se han realizado a la fecha muy pocas autopsias.
  • A menudo los niños autistas no son diagnosticados tan pronto como se podría esperar: los diagnósticos van desde los 4 meses a los 4 años.   En algunos casos, la identificación no se realiza hasta mucho tiempo después.
  • Sacar a los niños autistas de su casa y ponerlos al cuidado de otras personas no tiene ningún efecto.
  • La estadística muestra que por cada cuatro autistas del sexo masculino, hay una del sexo femenino.
  • Una mayoría de autistas tienen un aparente retraso mental.   Digo "aparentemente" porque algunos creen que es sólo eso, apariencia.   De hecho es difícil valorar a quien ignora las pruebas tradicionales de Coeficiente Intelectual (IQ).   Esto es porque al no tener comunicación, tienen ausencia de aprendizaje.
  • Aunque hay historias de autistas curados, ninguno de los métodos que se auto acreditan dichas curaciones han producido otras curaciones posteriores.
  • Una minoría de autistas lleva una vida normal, aunque prácticamente ninguno llega a casarse o muestra interés por el otro sexo y además no tienen iniciativas.   El resto precisan ser cuidados durante toda su vida.

LA ETIQUETA DEL AUTISMO

Desgraciadamente, ya sea por cultura o costumbre, antecedemos la etiqueta a la persona y pasamos por alto su dignidad.   Cuando se recibe un diagnóstico de autismo, éste no debe ocupar nunca el primer término, pues antes de ser autista, es una persona con necesidades, deseos y frustraciones, con un nombre propio y con los derechos que todo ser humano debe tener dentro de la sociedad.

Aunque cuando mencionamos la palabra autista, nosotros los padres lo hacemos con amor, es recomendable decir: “mi hijo tiene autismo” en lugar de “mi hijo es autista”.   Dos frases tan parecidas y diferentes a la vez, ya que en la primera, se da mayor importancia a la palabra “hijo”.

Existe una tendencia cada vez mayor a decir “personas con autismo”, pues esta frase protege los derechos y la dignidad de ellos.    La sociedad no tiene obligación de aprender sobre nuestros niños, es nuestro deber enseñarles.

7 Libros y Manuales (gratuitos y en Español).

Observación: Para su lectura necesitará el programa: Adobe Acrobat Reader

Títulos:

 

 
1 - Autísmo

Páginas: 10
Fuente: Instituto Nacional de Salud Infantil. NICHD. EE.UU. Abril 2002.
Formato: PDF

>>> Descargar
2 - El Autismo y los Genes

Páginas: 6
Fuente: Instituto Nacional de Salud Infantil. NICHD. EE.UU. Abril 2002.
Formato
: PDF

>>> Descargar
3 - El Autismo y la Vacuna Triple Vírica (MMR)

Páginas: 8
Fuente: Instituto Nacional de Salud Infantil. NICHD. EE.UU. Abril 2002.
Formato: PDF
Tabla de Contenidos:
¿Qué es el autismo?. ¿Por qué hay personas que piensan que las vacunas pueden ser la causa del autismo?. ¿Por qué muchos médicos y científicos opinan que la vacuna triple vírica no ocasiona el autismo?. ¿ Existe alguna investigación actual para averiguar si la vacuna triple vírica está ligada al autismo?. ¿Debería ser vacunado mi hijo con la vacuna triple vírica?

>>> Descargar
4 - Preguntas y Respuestas sobre el Autismo para Profesionales de la Salud. Investigaciones sobre el Autísmo en el NICHD-EE.UU.

Páginas: 12
Fuente: Instituto Nacional de Salud Infantil. NICHD. EE.UU. Abril 2002.
Formato: PDF

>>> Descargar
5 - Bases Biológicas del Autísmo y Tratamientos Farmacológicos

Páginas: 12
Fuente: Francisco Díaz Atienza. Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil de Jaén (España). Rev. Psiquiatr. Psicol. Niño Adolesc. 2001; 18-30
Formato: PDF (80,1 Kb)
Tabla de Contenidos:
Una revisión sobre los hallazgos biológicos implicados en la etiología del autismo. Se mencionan algunas de las aportaciones más relevantes en el terreno de la genética, la neurobiología y otras áreas de interés reciente, como son las relaciones que se intenta establecer entre algunas disfunciones intestinales, la inmunología y el autismo.

>>> Descargar
6 - ¿ Qué es el Síndrome de Asperger? (AS)

Páginas: 2
Fuente: Center for Autism and Related Disabilities (CARD). Florida. EE.UU. 1999.
Formato: PDF (19,4 Kb)

>>> Descargar
7 - Trastorno generalizado del desarrollo (TGD). Una perspectiva neuropediátrica

Páginas: 12
Fuente: Dra. Amparo Morant Gimeno. Neuropediatra. Servicio de Neuropediatría Hospital Infantil La Fe. Instituto Valenciano de Neurología Pediátrica (INVANEP). Valencia. España. 2001.
Formato: PDF
Tabla de Contenidos:
Cuando hablamos de Trastorno generalizado del desarrollo (TGD) nos referimos a una serie de entidades con tres grupos de manifestaciones comunes a todas ellas: 1. Trastorno de la relación social; 2. Trastorno de la comunicación, incluyendo expresión y comprensión del lenguaje; y 3. Falta de flexibilidad mental, que condiciona un espectro restringido de conductas y una limitación en las actividades que requieren cierto grado de imaginación. Los TGD incluyen el Trastorno autista, el Trastorno de Rett, el Trastorno desintegrativo infantil, el Trastorno de Asperger y el Trastorno generalizado del desarrollo no especificado, siendo el nexo común de todos ellos las tres características citadas anteriormente.

>>> Descargar